El juez porteño Rodolfo Clerici resolvió esta tarde no levantar la clausura de la tribuna sur alta del estadio de Boca, La Bombonera, por considerar que no están dadas las garantías de estabilidad estructural y que se mantiene el riesgo de derrumbe, según los informes de los peritos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

La misma tiene una capacidad para 5 mil simpatizantes y ya estuvo inhabilitada en el encuentro ante Central Córdoba de Santiago del Estero hace quince días.

La dirigencia de Boca determinó que para el encuentro de mañana ante Platense haya un filtro, igual que contra el club santiagueño, por el cual los socios para ingresar tienen que haber visto trece de los últimos 16 encuentros de local y de no ser así anotarse en el sitio oficial del club para reservar su lugar en las tribunas de socios.

Esta ratificación de la clausura del estadio fue en el medio de las fuertes declaraciones de Juan Román Riquelme, vicepresidente segundo de la entidad de la Ribera, quien cuestionó a la fiscal Celsa Ramírez, quien ordenó la clausura.

El viernes pasado, hubo una nueva inspección y hoy, pasado el mediodía, el juez Clérici, basado en los informes de los peritos, emitió un fallo en el que sostuvo que continúe la clausura de la tercera bandeja.

En el mismo fallo se remarcó que no están dadas las garantías de estabilidad estructural y que se mantiene el riesgo de derrumbe; además, instó a que los organismos que todavía deben aportar sus informes, entre ellos, la Unidad Ejecutora de Estadios, se expidan a la mayor brevedad posible.

Además, se le exige al club de La Ribera que informe una serie de detalles técnicos para poder contar con el aval de los organismos que intervinieron en la medida de clausura de la tribuna.

LV-12