«Siempre es lindo ayudar”, dice Sergio Romero. La mano izquierda ya no le hormiguea tanto: las consecuencias de su primera atajada icónica para Boca van menguando. Sólo queda la alegría: pese a lamentarse porque “si anticipaba un segundo antes, la encontraba yo: no me quedó otra que cometer foul”, el arquero sonríe ante las mieles de ese penal que le desvió a Facundo Castelli, 50% con el guante bien abierto/50% con la pierna estirada.

Romero aprobó. Aquel mismo de la metamorfosis a héroe en el Argentina-Holanda, el de los atajadones a Vlaar y Sneijder que nos clasificaron a la final de Brasil 2014 fue decisivo anoche en la Bombonera.

Chiquito salvó su onceavo penal en tiempo regular, algo que no conseguía desde el 17 de mayo de 2017, cuando todavía vestía el buzo del Manchester United (se lo sacó a Manolo Gabbiadini, del Southampton). Y también salvó a Boca de una potencial incómoda derrota exhibiendo sus reflejos.

Un logro especial con lo que representa para los arqueros del CABJ, del apogeo de Agustín Rossi para acá, el lucirse en esa clase de instancias face to face.

image.png

“Lo habíamos mirado con (el entrenador de arqueros) Fernando Galloso y también con Javi García y Brey. Teníamos una idea de cómo iba a patear”, confesó el hombre que no sólo se ungió figura no sólo por evitar que Castelli canjeara por gol su remate: en el primer tiempo también se había lucido con un desvío alto después de un tiro venenoso de Benítez.

Un shot bravo desde la izquierda aunque no tanto como esa primera gran prueba para Chiquito, quien no pudo evitar derribar al #20 que a posteriori infructuosamente buscó ser su verdugo y el de Boca.

Más frases de Chiquito Romero

«El apoyo del hincha de Boca estuvo desde el primer día. Cuando tenés a toda la banda atrás cantando, al que patea se le hace más difícil»

«Jugar en la Bombonera se le hace difícil al equipo que se le planta»

«Las sensaciones son únicas: tenerlos atrás y escucharlos y después del penal escucharlos es único»

«Acá no hay un titular: estamos los cinco arqueros en condiciones y siempre nos vamos a dar una mano»

LV-12