El diputado provincial de Salta por Rosario de la Frontera, Gustavo Orozco, una vez más fue noticia en el día de ayer, luego de que su ex esposa, denunciara en su cuenta de Facebook que Orozco continuaba hostigándola. Cabe recordar que la mujer ya lo había denunciado en 2020 por violencia de género y el diputado tenía impuesta una perimetral, que también violó en aquel momento.

Al hacerse pública la denuncia de la ex esposa, la Dirección de Género y Diversidad de Rosario de la Frontera intervino y envió hoy un comunicado al Concejo Deliberante del municipio, informando de los hechos y pidiendo que el cuerpo legislativo se pronuncie y dicte una resolución repudiando el accionar del diputado Orozco y la violencia de género.

Pero a Gustavo Orozco no le cayó nada bien y utilizó también su cuenta de Facebook para limpiarse de culpas. Como sucede con cada denuncia que suma en su contra, el diputado provincial señaló que se trata de una operación política. Sostuvo que “no respetan la vida privada y tratan de ensuciar el trabajo honesto que hago hace años”. Pero, además, Orozco apuntó contra la Secretaría de Género y Diversidad y desprestigió a su directora, Mónica Saravia, acusándola de guiarse de “trascendidos mediáticos”.

En ese intento de librarse, aunque no negó el hostigamiento a su ex esposa, el diputado hizo alusión a la violencia en todas sus formas y al abuso de poder que los funcionarios “deben atender”; tal parece olvidando que él mismo cuenta con más de treinta causas en su contra, entre ellas por vejaciones, torturas y hechos de violencia durante su paso por la Brigada de Investigaciones de Rosario de la Frontera.

Sin embargo, en su mismo posteo, la directora de Género le respondió a Orozco y le pidió que contará bien los hechos a los ciudadanos. La abogada Mónica Saravia le dejó en claro a través de un comentario, que su intervención en situaciones de violencia es sin importar el oficio del denunciado. Por sus declaraciones, el diputado Gustavo Orozco parece no haberse enterado que a los hechos de violencia de género hay que denunciarlos y exponerlos, sin excepciones, y que dejarlos en “la vida privada” como dijo el, deja como consecuencias mayor violencia y femicidios.